DÍA DE LA INMACULADA

El 8 de diciembre la Iglesia celebra el día de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María.

  • AVE: verbo latino que significa «estar bien». Es una palabra que utilizaban los romanos con el brazo extendido para saludarse entre ellos, «Ave= que estés bien»
  • MARÍA: Nombre de la virgen a la cual se le apareció el ángel Gabriel en Galilea.

SIGNIFICADO DEL COLOR DE LAS VELAS

VELA AMARILLA:

Representa la fe en Cristo. Por la fe aceptamos que toda revelación es venida de Dios para comprender asuntos que el hombre no puede llegar a conocer por su propia cuenta. Cristo es el autor de nuestra fe y sólo por ella el justo vivirá.

VELA ROJA:

Nos recuerda que toda la Sagrada Escritura nos habla de que Dios es amor. Por amor, Dios decidió enviar a su único hijo para salvarnos. Jesús es el ejemplo perfecto de ese amor. Él nos ha mandado amar a Dios y a nuestro prójimo. Este amor debe ser real y tiene prioridad sobre cualquier otro asunto en nuestra vida.

VELA AZUL:

El color de esta vela representa la justicia de Dios. La Biblia dice que Dios es justo y recto; todos sus caminos son justos y no hay iniquidad en él. La justicia es resultado del amor, sin este requisito no hay justicia. Dios es misericordioso y por eso es justo. Jesucristo nos invitó a buscar el reino de Dios y su justicia. Esta justicia basada en el amor es lo que Dios quiere que practiquemos como cristianos.

VELA VERDE:

Simboliza la esperanza del cristiano, la cual se sustenta en la persona de Cristo. La esperanza cristiana provoca en el creyente un pensamiento crítico sobre el pasado, el presente y el futuro; conoce la crisis y se aferra a la promesa divina.

VELA BLANCA:

Es la vela que simboliza la persona de Jesucristo, el hijo de Dios, nuestro Salvador, quien vino para ser luz en medio de las tinieblas y liberarnos de la opresión del pecado. Él es la fuente de nuestra fe, de nuestra esperanza. Su justicia es resultado de su infinito amor por nosotros y nos otorga una paz verdadera.

CORONA DE ADVIENTO

Con el tiempo se ha perdido algo su significado religioso y se ha quedado como algo más típico de la Navidad, siendo considerado más bien como un adorno más; y es que según la tradición cristiana en cada encendido de vela debiera de leerse algún que otro pasaje de la Biblia y acompañarse con oraciones.

La Corona de Adviento está compuesta por una corona hecha con ramas de pino o abeto, al que se le suelen añadir otros adornos como piñas o las bolitas del acebo, lazos…

Suele ser un círculo o corona porque simboliza lo eterno, pues no tiene ni principio ni fin.

Además de estar vinculado con el amor de Dios el cual también es eterno.

Y el crearlo con ramas verdes de pino o acebo es porque el color verde simboliza la vida y la esperanza.

Dentro de la corona o entre las ramas de ésta se colocan cuatro velas, las cuales forman entre sí un cuadrado; aunque también es muy habitual situar una quinta vela en el centro de la corona.

Las cuatro velas representan a cada uno de los domingos de la semana de Adviento y la quinta vela representa el día del  Nacimiento de Cristo .

Y todo esto simboliza el agradecimiento a la venida o llegada de Cristo, porque justo eso es lo que significa la palabra Adviento, que viene del latín, venida.

De ahí que estas velas de adviento se enciendan antes de que llegue la Navidad, porque nos están avisando precisamente de su llegada.

COMENZAMOS EL PERÍODO DE ADVIENTO

El Adviento es el comienzo del Año Litúrgico, empieza el domingo 28 de noviembre y termina el 24 de diciembre. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Navidad y la Epifanía.

El término «Adviento» viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.